ENTREVISTA LOGRADA POR LA PERIODISTA INTERNACIONAL LUPITA TODOLOSÉ, PARA LA REVISTA ¡elé!

LUPITA: Primero déjeme decirle, Capitán, que estoy muy emocionada de conocerle y le agradezco por concederme esta entrevista exclusiva que nuestras lectoras y lectores han esperado por tanto tiempo…

CAPITÁN: Gracias a ti, y a la revista ¡elé! que me permite contar mis aventuras a las niñas y niños del Ecuador.

LUPITA: Francamente, no sé cómo empezar y eso que he planeado esta entrevista con mucha anticipación… ¡Es que tengo tanto que preguntarle! Qué tal si empieza contándonos por qué es tan difícil conseguir una entrevista con usted…

CAPITÁN: Bueno, realmente a mí me gusta mantener el anonimato. No soy un superhéroe de farándula… soy un luchador del pueblo. Además, el combate contra los enemigos que amenazan al Ecuador ocupa todo mi tiempo.

LUPITA: Déjeme decirle, Capitán, que el pueblo sí le considera un superhéroe, los niños y niñas hablan de usted como el "Superhéroe Tricolor"…

CAPITÁN: Eso es porque los niños y niñas han seguido mis aventuras y me han apoyado… Hay muchos héroes y heroínas en el país, de todas las edades, de todas las etnias… muchas personas luchan día a día por ser mejores, son entusiastas y enfrentan la maldad y la injusticia.

LUPITA: Pero usted tiene súper poderes… y su traje… y el cóndor, su mascota.

CAPITÁN: ¡No, Lupita! El cóndor hembra que me acompaña no es mi mascota, es mi mejor amiga y mi fiel compañera. Yo no la he cazado, ni mucho menos… ¡eso es ilegal! Ella, por su propia voluntad, me acompaña en mis aventuras; pero es libre y vuelve a su nido siempre. Vuela por los aires en total libertad… ¡imagínate, es la reina del cielo ecuatoriano! ¡No quiero ni imaginar si escucha lo que me acabas de decir!

LUPITA: Disculpe, Capitán, no quise ofender a nadie… Pero justo esos son los misterios que quiero que nos revele, porque muchos medios nacionales y extranjeros han tratado de conversar con usted. No lo logró Carlos Vera, ni Jorge Ortiz, ni Diego Oquendo, ni Mariela, ni siquiera a la CNN le dio usted una entrevista…

CAPITÁN: Bueno, es que no tengo afán de figurar y también soy un poco timidón, lo confieso…

LUPITA: ¿Y qué le hizo cambiar de opinión con nosotros?

CAPITÁN: Es que sé que su público es muy especial. Los niños y las niñas son mis amigos, mis panas. Les tengo total confianza…

LUPITA: Aprovechando la confianza, ¿puedo hacerle unas preguntitas sobre su vida privada?

CAPITÁN: Mientras no sean muy indiscretas…

LUPITA: ¿Cuál es su verdadero nombre?

CAPITÁN: Capitán Escudo es un nombre verdadero… no es de mentira.

LUPITA: Veo que no me quiere contar…

CAPITÁN: Llámame Capitán Escudo, Capi, o como prefieras…

LUPITA: Usted nació en…

CAPITÁN: ¡Ecuador, por supuesto! Soy orgullosamente ecuatoriano.

LUPITA: Pero exactamente en…

CAPITÁN: En la misma ciudad que nació la persona que está leyendo la revista en este momento…

LUPITA:¿Y cuántos años tiene?

CAPITÁN: Tengo tu misma edad…

LUPITA: ¡No me diga!

CAPITÁN: Sí te digo…

LUPITA: Oiga, ¿es soltero, casado, divorciado?

CAPITÁN: Soltero…

LUPITA: ¡Esa es una gran noticia para sus admiradoras! Sé que tiene muchísimas aquí y en el extranjero… Me contaron que algunas actrices de Hollywood, reinas de belleza, mujeres de la política y hasta heroínas extranjeras están locas por usted…

CAPITÁN: A mí también me lo han dicho, pero no lo he comprobado. Creo que son inventos de la prensa…

LUPITA: ¿O sea que no es verdad que recibe regalos e invitaciones a menudo?

CAPITÁN: Uno que otro, pero mi corazón pertenece a una ecuatoriana…

LUPITA: ¿A quién?

CAPITÁN: Tanto no te voy a contar… Mejor cambiemos de tema.

LUPITA: Bueno, ¿cuál es su comida favorita?

CAPITÁN: Es que la comida ecuatoriana es tan rica, que no logro decidirme: me encanta el locro, el hornado, el ceviche, el biche, el encebollado, los tamales, los bizcochos, la fanesca, la colada morada, las chugchucaras, el maito, la bandera… ¡mmm, ya me dio hambre!

LUPITA: Veo que ha sido un poco goloso…

CAPITÁN: Yo como de todo, de forma balanceada. Me gusta saborear y disfrutar nuestra comida que, además, es muy nutritiva. Y, como tengo tanta actividad física…

LUPITA:¿Sus colores favoritos?

CAPITÁN: El amarillo, azul y rojo, sobre todo si están juntos… Eso me remite a mi tierra, a mi gente, a mi país tan mágico y rico, a mi Ecuador.

LUPITA: Me gusta oírle hablar así, pero nuestro pobre país tiene muchos problemas…

CAPITÁN: Sí, muchísimos, pero también tiene muchas posibilidades de solución: tiene gente inteligente y buena, recursos naturales, un paisaje hermoso, gran cantidad de plantas y animales, maravillosos pueblos y ciudades, una cultura milenaria, sabiduría, valor…

LUPITA: Entonces, ¿por qué hay tanta corrupción y violencia?

CAPITÁN: Precisamente porque, al ser un país tan rico y diverso, despierta ambición y la codicia. Lastimosamente, hay mucha gente que tiene un excesivo afán de poder, fama y fortuna. Olvidan que vivimos en comunidad y debemos buscar el bien de todos y todas… Además, debemos tener presente que Corruptus sigue libre y haciendo de las suyas...

LUPITA: Su principal enemigo…

CAPITÁN: Corruptus, principal enemigo del Ecuador entero. Él lidera una mafia llamada la Liga de la Maldad. Su poder crece día a día porque para él trabajan los peores seres que el mundo ha conocido. La lucha continúa… no solo mi lucha, sino la de toda la gente honesta.

LUPITA: ¿Y qué planes tiene para derrotar a Corruptus y sus secuaces?

CAPITÁN: Eso no te lo puedo contar, Lupita; pero sí te puedo decir que nunca voy a darme por vencido. Cada día me preparo mental y físicamente para continuar defendiendo los intereses de mi pueblo. ¡Jamás dejaré que Corruptus se apropie del Ecuador y sus riquezas! ¡No permitiré que nos haga más daño!

LUPITA: ¡Ay, Capitán! ¡Con usted me siento segura!

CAPITÁN: Aunque no estamos a salvo, debemos estar dispuestos a combatir a nuestros enemigos. La injusticia, la corrupción, la pereza, la impuntualidad, el egoísmo, la trampa y la mentira son algunos síntomas del ataque de los miembros de la Liga de la Maldad… ¡Debemos desarrollar armas para defendernos: la sinceridad, la solidaridad, el trabajo honesto, el deporte, la sana competencia, la creatividad!

LUPITA: ¿Pero usted seguirá protegiéndonos, Capi?

CAPITÁN: ¡Claro que sí! Ese es mi compromiso y lo cumpliré por siempre.

¡Cómo me habría gustado seguir conversando con el Capitán Escudo! Lamentablemente, él recibió una llamada de auxilio y dejó varias preguntas sin contestar. Sin embargo, estoy segura de que volveré a verlo y podré obtener la información que ustedes tanto quieren conocer… ¡Hasta la próxima!

Copyright 2011. Powered by Zonacuario, Comunicación con Responsabilidad Social. Optimizado para una resolución de 1024 x 768 pixeles.